urnas-interiorEl sistema que pergeñó el FPV para ganar elecciones desvirtuando la intención del voto,  ahora se le volvió en contra y amenaza con destronarlo del poder.

Desesperados, algunos ya están pensando en voltear la ley de lemas. Como hicieron históricamente modificándola a conveniencia como si fuera un reglamento de potrero.   La ley de lemas fue el princio (Clickear)

Aún así, y suponiendo que el Tribunal Superior  que viene planchando los reclamos de la oposición en contra de la ley de lemas, en un rapto de lucidez republicana decida hacer lugar al planteo y declarar la inconstitucionalidad  de los artículos 4 y 5 de la Ley 2052 que permite la elección del gobernador, el kirchnerismo no quedaría mejor parado con miras a octubre.

Además una maniobra de semejante nivel de sumisión pública del poder judicial al ejecutivo podría provocar un efecto indeseado para los intereses del gobierno,  juntar las cabezas de los dos principales contendientes que tiene hoy el FPV, el radical Costa y el Massista Osvaldo Perez unidos en una misma fórmula.

El problema del kirchnerismo hoy sigue sin resolver.  Debe su existencia a la suma de candidatos que es el espíritu de la ley de lemas y su razón de ser, y sin ésta tendría que competir con un solo candidato que hoy no tiene.

Ni Peralta ni Alicia se arriman a Costa con votos propios.

El as bajo la manga que pergeña el FPV es la doble candidatura de Máximo a diputado nacional y gobernador. Una jugada de alto riesgo  que puede terminar con todo.